jueves, marzo 05, 2009

Los tipos


Querida, no me chifla tu intelecto
ni el encanto venal de tu dinero;
ni creas que me muestro zalamero
por tu tipo bajando circunspecto.

Ni por tu verbo claro, muy correcto,
ni por tus ojos, duros como acero;
mas piensa que me pones de babero
al pensar en lo tuyo sin defecto.

Juro que nada en tu persona he visto
como el culo que tienes: soberano,
grande bul, limpio jano, gordo, listo,
fresco jebe, suavísimo, lozano;
joyete que nació, ¡fuego de Cristo!
para el mismo Pontífice romano.

(Soneto inspirado por una composición
del siglo XVIII, atribuida a Tomás de
Iriarte.)

No hay comentarios: