lunes, junio 29, 2009

Con sangre de Cristo se conduce mal


Conduzco el coche con prisas
y tras pasar un recodo
--sin ser un cura beodo
por celebrar cuatro misas--
delante del parabrisas
uno de Tráfico he visto,
de alcoholímetro provisto;
y me multó el muy ateo
sin saber, por lo que veo,
que libé sangre de Cristo.

No hay comentarios: