martes, julio 20, 2010

Viejos pecados, nuevas tecnologías


¡Nunca tuvieron en cuenta
los señores de la Curia
expertos en la lujuria
y en los lances de la tienta
en los cincuenta o sesenta
cuando el florido pensil,
cierto Facebook de atril,
o algún Twitter del diablo,
o el calentito vocablo
de ese Tuenti juvenil!

No hay comentarios: