miércoles, octubre 06, 2010

Falta mucho para eso


Año y medio todavía,
dieciocho meses de adiós,
semanas setenta y dos,
medio millar y algún día,
diez mil horas, ¡madre mía!,
mas, madrugando su gozo,
fiada al muy largo acoso
y, mascullando en la espera,
ya la diestra escopetera
reparte la piel del oso.

No hay comentarios: