martes, enero 20, 2015

Marcos Ana

De aquel tiempo no nos queda
más que cenizas y furia,
la arrasadora penuria
y la perdida arboleda,
y tal vez una voz queda
que en un poético brinco
permanece con ahínco
y nos deniega el olvido
de todo lo acontecido:
hoy cumple 95.

No hay comentarios: