lunes, junio 15, 2015

Vargas

Perdona, Vargas, perdona
que te aseste un picotazo,
pero al ver cómo haces caso
con furia pantaleona
a la que nadie destrona,

y  aunque el cano amor no vedo,
te pediría con Quevedo
y acaso con Rigoberto
que, por más que yazca yerto,
lo manejes con denuedo.

No hay comentarios: