sábado, marzo 05, 2016

El síndrome del literato

Cuando se le ocurre un chiste,
la pirueta de una frase,
una idea que al vuelo cace
o un chascarrillo que aviste,
Iglesias no se resiste
a lo que es su gran pasión,
salir por televisión,
y, así, ayer en el Congreso
se puso a repartir besos
y al tiempo algún achuchón.

No hay comentarios: