lunes, mayo 16, 2016

Veneno para la urna

Sacar a Anguita del hoyo
y adoptarlo de padrino
es un quiebro poco fino
y no es, para nada, un chollo,
pues de semejante apoyo
la sesera de la gente
recuerda una cierta entente
que fuera a desembocar
en ocho años de Aznar,
y no se muestra indulgente
con su jerga taciturna,
veneno para la urna.

1 comentario:

Josep Montella dijo...

Totalmente de acuerdo... Contar el viejo payaso por excelencia es lo peor que podrían haber hecho. Y sinceramente me alegro de que lo hayan hecho.