martes, octubre 25, 2016

Sin rodeos

Simbólicamente claro:
siendo la abstención muy chunga,
no nos vale la sandunga
de doctrinarios preclaros
que no saben lo muy caro
que fue tener un Congreso;
y, sin memoria de eso,
los mismos que lo rodean
no ven cómo merodean
los que exigen su deceso,
como ocurrió no hace tanto
provocando tanto llanto.

1 comentario:

José María Gutiérrez de la Torre dijo...

La enseñanza de los hechos
(y las hechas)
vale más que mil endechas.