jueves, junio 14, 2018

Buenas compañías

Sí a que Franco, Franco, Franco
dormite bajo la cruz,
que para eso fue luz
que iluminó los barrancos,
siempre que estén en su flanco
con su maldad insondable
dos vestigios respetables
que compaginan no poco
y son, si no me equivoco,
de Hitler la dentadura,
y de Mussolini el sable.

No hay comentarios: