viernes, noviembre 23, 2018

Pena, penita, pena

Entre guasaps tontolavas,
chóferes mas bien pendejos
comprados por Villarejo,
que por allí paseaba,
y reacciones por las bravas
de Pablo, que se encastilla,
el buen Moreno Bonilla,
hace recuento de daños
y calibra que este año
ni San Telmo, ni Sevilla
(y, a poco que se despiste,
Marín le come el alpiste).

No hay comentarios: