domingo, marzo 01, 2020

2050

Puigdemont, con sus dos güitos,
vocifera donde puede
y al grancatalán concede
treinta años más de ritos,
grandes paradas y mitos
y ágiles carlistadas
que desembocan en nada,
porque al fin lo que se ansía
es montar la romería,
no volver a las andadas.
(Y debemos decir algo:
para entonces, todos calvos.)

No hay comentarios: