viernes, agosto 28, 2020

Soy antivacunas

 




Ni la vacuna de Putin,
doctor en  química bruta
con más o menos cicuta,
o con polonio, muy útil
para ingresar en la UCI,
ni la vacuna fantasma
de Trump, a base de plasma,
o de inyección de lejía,
ni las que el Mossad ponía,
ninguna el corona calma.

(A CVO)

No hay comentarios: